Vivir el verano con seguridad

PUBLICADO EL: 2020.01.14

6 Tips para cuidar nuestra piel del sol

Las exposiciones prolongadas al sol o al calor pueden tener como consecuencia, quemaduras solares, golpes de calor o insolaciones.

Los niños, los ancianos y las embarazadas son especialmente vulnerables.

Quemaduras, intoxicaciones alimentarias, alergias, insolaciones, picaduras de insectos o cortes de digestión son algunos de los indeseados «compañeros de viaje» que pueden amenazar a nuestras vacaciones. Unas sencillas medidas de precaución con el sol, o una reacción adecuada y a tiempo, son fundamentales para mantenerlos a raya y poder disfrutar de lleno del periodo estival.

1.Quemadura solar

Se caracteriza por enrojecimiento de la piel e incluso ampollas, con escozor intenso y dolor, que aparece pocas horas tras la exposición al sol y alcanza su máximo a las 12-24 horas.

Qué hacer.  Si hay ampollas (quemadura de segundo grado) o si la quemadura es extensa, acudir al médico lo antes posible. En el resto de casos, interrumpir la exposición al sol, aplicar cremas hidratantes, beber agua y otras bebidas sin alcohol.

Prevención.

. Comenzar a tomar el sol gradualmente.

. Usar siempre cremas de protección solar (contra UVA y UVB) en todas las zonas de la piel expuestas al sol, incluso en días nublados, especialmente en la montaña y en la playa (también bajo la sombrilla), así como en latitudes próximas a los polos.

. Aplicarse la crema protectora media hora antes de exponerse al sol. Repetir la operación cada dos horas y tras cada baño.

. Proteger los labios con producto labial con FP alto.

. Proteger los ojos con gafas de sol polarizadas de buena calidad (consulta en tu óptica).

. Proteger la cabeza con un gorro o sombrero.

. Evitar la exposición alrededor del mediodía (12 a 16 h).

. Evitar la exposición si se están tomando medicamentos fotosensibilizantes o fototóxicos (ver prospecto o consultar al médico).

. Bajo el sol, evitar el uso de colonias, lociones… que contengan alcohol.

. Tras el baño, ducharse con agua fresca y dulce y aplicarse una crema hidratante.

. Beber agua o líquidos sin alcohol frecuentemente.

2. Niños

Especial precaución con el sol: nada de sol a los menores de tres años. Utilizar productos con FP30, sin alcohol, resistentes al agua. Re aplicar periódicamente de forma generosa. Protegerlos con ropa, gorras y gafas, también en la sombra. Darles de beber mucha agua. Recorda que el daño solar es acumulativo y que durante los primeros años las quemaduras del sol pueden debilitar la piel para toda la vida.

3. Embarazadas

Usar pantalla solar con FP30 para evitar la aparición de manchas oscuras en la piel de la cara, lo que se conoce como “cloasma” y que puede tardar tiempo en desaparecer.

4. Antes de tomar el sol

Antes de lanzarnos a tomar el sol debemos preparar nuestra piel aumentando la ingesta de vitaminas con frutos como las zanahorias o las cerezas que nos proporcionarán los betacarotenos necesarios para proteger la piel de las agresiones externas.

5. Mientras tomamos el sol

Una vez que nos pongamos a tomar sol no debemos olvidar la crema protectora. Siempre es necesaria, aunque la temperatura sea suave y el cielo esté cubierto, ya que es una protección imprescindible para evitar las radiaciones nocivas. Los factores que elegiremos serán elevados independientemente del tipo de piel que tengamos.Es importante que si estamos tomando medicación sepamos si podemos o no exponernos al sol, al igual que si tenemos muchos lunares debemos consultar a nuestro médico si podemos pasar largas horas al sol.

6. Después de tomar el sol

Después de tomar el sol es importante que limpiemos nuestra piel eliminando cualquier resto de cloro de las piscinas o sal del mar para dejar la piel limpia y relajada. Aplicar una crema altamente hidratante es esencial si lo que queremos es que la piel se calme de la exposición. Existen productos preparados para después de tomar el sol, concretamente los conocidos como «Post solar» que aplicarán a nuestra piel la hidratación necesaria que además nos ayudará a mantener el bronceado de forma saludable.